Mi viaje soñado... Argentina

Llevo mucho tiempo pensando en escribir en este blog; me apetece escribir de todo, hay días que me levanto y digo "venga, va, voy a escribir lo último que vi en teatro", otros días me digo "me lanzo, hoy opino sobre esa peli que tanto me gustó", otros días me agarra la nostalgia y me digo "hablo de mis viajes, que eso se lleva", cuando es la inspiración la que me agarra por dentro me cojo dos pinceles y un bote de pintura y digo "este es el día, hoy pongo una foto de mi mueble reciclado  y con esto voy tirando millas, porque yo sé que en el mundo del blog eso del DIY se estila un montón"; pero, ¿Qué pasa? pues que siempre, me pregunte lo que me pregunte, me contesto a mí misma "¡Pero Laura, hija ¿Para qué quieres un blog si nada más que lo va a leer tu madre?"  y hoy me he dicho "¡pues ala, que lo lea mi madre!"

Hoy empiezo hablando (¿o se dice blogueando?) de mi viaje más soñado: ARGENTINA.

Por fin, hace unos meses pude cruzar el charco de la mano de mi amiga Auxi, por fin, hace unos meses puede ponerle caras, olores y texturas a mi destino más soñado. De toda nuestra ruta, Buenos Aires era mi destino más esperado. Yo quería ver teatro, mucho teatro, quería pasear por San Telmo, por Corrientes, quería probar mate... había soñado con tantas cosas, que no sabía por dónde empezar y puestos a soñar, que es gratis, yo siempre soñaba que Buenos Aires era una bonita ciudad bohemia y romántica, pero esto no es del todo cierto porque Buenos Aires es más que eso. Disfruté de los paseos por San Telmo, de la gente de La Boca, de los asados de Tigre... pero si hay algo con lo que disfruté, fue con el teatro ¡Benditos actores argentinos!

Empezamos la ruta por el teatro comercial (por esta cosa "guiri" de decir  "vi teatro en Corrientes"). En el Teatro Maipo vimos "Escenas de la vida conyugal" y bueno... Darín nunca falla. Da gusto verlo en el escenario. 

Al día siguiente descubrí "El camarín de las musas". Sin duda, estar sentada sola en la barra del café teatro, tomando tónica bien cargada de hielo y bien de limón (pillando wifi, porque no todo es tan bohemio) y observando a toda la gente "con rollo" que iba desfilando por ahí, para mí, ya estaba siendo un gran espectáculo. Pero pagué mi entrada, sí señor,  y vi "Perro, mujer, hombre" de Sibylle Ber; lo cierto es que esta obra me entretuvo, es una comedia que no defrauda porque tiene a tres actores argentinos con mucha soltura y con mucha verdad. Y precisamente porque salí contenta del teatro, al día siguiente volví. Esta vez no fui sola, me acompañó una amiga francesa que conocí el día anterior en el Hostel del Abasto mientras jugábamos medio en inglés, medio en francés y medio en español a esto de ponerte tarjetitas en la frente para que el resto adivine la palabra que llevas, y se ve que esto y unos brindis con "Quilmes", unen mucho. Ni mi nueva amiga ni yo salimos indiferentes del teatro. Vi esa función deseando estar yo en el escenario, deseando ser cualquiera de esos personajes,  la madre, la hermana, el padre... y me daba igual en qué piel meterme porque todos los personajes me estaban llegando al fondo, todos esos personajes me estaban calando, me estaban emocionando, me estaban regalando una cantidad de imágenes que sabía que no las iba a borrar con facilidad. Me pareció que la dirección de Nelson Valente era impecable. Aquellos actores son tremendas máquinas que transmiten verdad a raudales. El texto habla de violencia doméstica, de locura y de mentiras pero lo hace desde un punto de vista  tan tierno a través de los personajes que interpretan Lide Uranga y Gabriel Beck que hace que dos meses después y ya desde el otro lado del charco "El loco y la camisa" me siga apasionando.

Y esto es, mamá, lo que te puedo contar de mi viaje a Argentina...

                                                                                                                                                                                              30 de enero de 2.014

Escribir comentario (2 Comentarios)

Premio "Mejor Actriz Revelación" de Mi Butaquita

Es un gran honor comunicaros que me han otorgado el "Premio a Mejor Actriz Revelación" en Mi Butaquita y me dedican estas palabras:

Laura Río. Esta joven y bella actriz a la que descubrimos con “Noches de acero” demuestra ser un diamante en bruto y creemos que dará bastante que hablar. Se merece este premio por interpretar a esa mujer misteriosa que consigue intrigarnos para descubrir sus verdaderas intenciones.

Escribir comentario (0 Comentarios)

Ultímos Tweets

Twitter response: "Bad Authentication data."